lunes, 19 de junio de 2017

Mi Hijo

He retocado y ampliado un relato que tenía a medias, que escribí a finales de año. ¿Una reflexión sobre la paternidad más allá de lo meramente biológico? Puede ser...

MI HIJO

Casi desde el principio, sospeché que Alberto no era hijo mío. Cuando su madre quedó embarazada habíamos pasado una mala racha. Una de esas rachas en las que sobrepasas los límites. En las que se dicen cosas que uno no piensa. En las que se pierde el respeto por el otro. En las que pasan días sin hablar y se termina haciendo cosas de las que te puedes arrepentir toda la vida. Yo lo hice, y con una chica que ni siquiera me gustaba. ¿Por qué no iba a hacerlo ella también?
Que se pareciera tantísimo a su madre, y tan poco a mí, aunque a la familia no le extrañase, me inquietaba. Pero a pesar de todo, cuando llegó Alberto lo quise como a un hijo, incluso con esas dudas. Me levanté por la noche cuando lloraba. Cambié sus pañales y le di el biberón… hasta hoy, que ha cumplido a principios de mes ocho años.
Estoy sentado en el salón. Bárbara ha salido de compras con su amiga, pija y snob como ella sola, Lorena. Alberto tiene que llegar de un momento a otro de jugar en casa del vecino, un niño de su misma edad, de padres bolivianos. Llama a la puerta, aunque no como siempre, lo noto apresurado. Llama de forma insistente. Al abrir, me quedo impactado. Sus manos y su cara están llenas de sangre. Mi primera reacción es cogerlo y, sin cerrar la puerta siquiera, meterlo en casa. Lo reviso, comprobando que no tiene heridas, mientras le pregunto, quizás en un tono demasiado alto, qué le ha pasado.
Él, como si se hubiera quedado mudo, está mirándome, como en éxtasis. No me responde. Casi no reacciona físicamente a los balanceos que le doy mientras reviso cada centímetro de su cuerpo, buscando explicaciones ante el estado en el que ha llegado. Pierdo los nervios y grito:
- ¡¡Qué demonios ha pasado, Alberto!!
Él solo abre los ojos, un poco más, como despertando de un sueño. Pero sigue sin hablar. Lo siento en el sofá y le advierto de que no se mueva de ahí. Cojo las llaves y me dirijo al piso del vecino. Ni siquiera recuerdo el nombre del niño. Mucho menos el de sus padres. Subo las escaleras hasta la quinta planta, saltando los escalones de dos en dos. Al llegar a la puerta, entreabierta, llamo con los nudillos, pero no espero ni un segundo. Entro, con el corazón acelerado. Pero más velocidad alcanza cuando veo el panorama que me encuentro en el salón de la casa. El pequeño, en un charco de sangre, con el cuello desgarrado. El padre, en el sofá, con cara de sorpresa, y el pecho empapado de rojo. La elección de una camiseta blanca lo hace casi… artístico. No sé porqué me asaltan este tipo de pensamientos. Veo la cabeza de la madre, asomando por el suelo del pasillo, con los ojos vueltos. Más sangre junto a su cuerpo cuando me asomo unos metros más.
Tras unos segundos paralizado, vuelvo igual de rápido a mi piso. Alberto sigue allí sentado, en el sofá, en la misma postura. Desisto de seguir preguntándole, parece tranquilo, aunque pienso que puede estar en shock.
- ¡Mírame! – le suplico – Por favor, reacciona cariño…
Me mira fijamente a los ojos, y de repente, su mirada se torna diferente, otra vez como la que traía al llegar a casa. Una mirada como de animal salvaje. Salvaje y furioso, como un felino acorralado. Emite una especie de gruñido, aterrador y extrañamente familiar para mí. Su boca se abre levemente, dejando ver entre sus labios unos dientes… no, unas fauces, más parecidas a las de un lobo, o un tigre que a una persona. Estoy aterrado. Pero no por mí, por él. ¿Qué será de mi hijo cuando se descubra lo que ha pasado?
Lo llevo al baño, le quito la ropa y lo meto en la bañera. Abro el grifo, regulando la temperatura, como otras tantas veces he hecho desde que llegó a mi vida. Mientras el nivel del agua sube, y se va tornando rojiza por la sangre pegada a su piel, suenan unos golpes en la puerta.
- ¡Abran, policía!
Lo que en un principio es un sobresalto, se vuelve en mi cabeza rabia y sudor frío. Mis músculos se tensan. Siguen golpeando la puerta. Habrán seguido los rastros de sangre. Me duelen las mandíbulas, me miro en el espejo del baño, y abro mi boca, casi como con una mueca de dolor, o una atroz sonrisa forzada. Mis colmillos… Definitivamente, mis dudas desaparecen. Alberto es mi hijo. Me siento aliviado. Aunque ahora no hay tiempo para regodearse. Hay ocho policías que van a pasar a mejor vida. Y un padre y un hijo que deben buscar una nueva.

martes, 2 de mayo de 2017

Ocho Lustros

Después de una larga temporada apartado del blog (y de mis demás actividades), vuelvo para continuar mi heterogénea exploración. Quizás me sirva como terapia para algunos malos momentos que he pasado en estos últimos meses.

En este caso, recupero un poema que escribí hace más de un año, basado en una letra que compuse a los treinta años ("Seis Lustros"). Sí, escribí varias letras para canciones que nunca iba a cantar... cosas mías. Modificada, recortada y adaptada a mis 40 años, hoy la he recordado y he decidido compartirla. Lo curioso es que, aunque cuando la escribí no lo imaginaba, terminé convirtiéndome en el protagonista de la historia.

OCHO LUSTROS
No puedo parar, no puedo parar
Me dejaste tirado en el fondo del mar
No debo parar, ni a ti recordar
Por más que lo intente no puedo olvidar

No puedo pasar, no puedo avanzar
Eres kryptonita y yo Superman
No puedo pasar, me voy a arrastrar
Siempre en la herida un poco de sal

Yo quiero parar, me quiero calmar
Soy un suicida con miedo a explotar
No quiero reír, tan solo llorar
Parece que no me queda dignidad

Hoy quiero parar, hoy quiero parar
Lo contradictorio es que quiero chocar
Los amigos me insisten…
“Ocho lustros no es nada, chaval”

domingo, 14 de agosto de 2016

Las Bizarras Aventuras de Pacca Pork 1

Ya está disponible el recopilatorio de la primera temporada de Las Bizarras Aventuras de Pacca Pork, la serie de tiras cómicas que he ido publicando aquí en el blog durante el último año.
Pacca vive en un extraño mundo, habitado por seres peculiares que nos recuerdan a algunos personajes de series de animación. Sus amigos Pistachu, Carcaillou y Rob Spontex, o su familia, compuesta por su hermano Jimmy y Papá Pork, le acompañan en una serie de situaciones de lo más rocambolescas. Aunque el mundo de esta cerdita alternativa es mucho más parecido al nuestro de lo que podamos pensar...

Además, incluyo una serie de material extra, para completar esta edición, como una galería de personajes, colaboraciones de otros autores y alguna que otra frikada.

Como siempre, se puede descargar en diversos formatos e incluso leer online, en la página de descargas de Aluzine Comix:

http://dreamers.com/sergeus/fan/des.htm

También podéis seguirla en su propia página de Facebook:
www.facebook.com/paccapork

jueves, 11 de agosto de 2016

Escuadrón Suicida

Vista Escuadrón Suicida (Suicide Squad), me plantea un dilema a la hora de calificarla. Iremos por partes, aunque adelanto que me ha gustado bastante, y he salido satisfecho del cine. Ah! Y aviso de que pueden haber SPOILERS!

Por un lado, desconozco los comics de esta formación, tanto los clásicos como los más recientes. Ya he comentado en otras ocasiones que el Universo DC nunca me atrajo demasiado en general. Los personajes de la película concretamente me suenan porque algunos ya aparecieron (en otras encarnaciones) en episodios de la serie de Arrow (como Deadshot, Amanda Waller, Katana o la propia Harley Quinn), pero poco más. De esta forma, llegué al cine sin ninguna pretensión de ver a personajes fieles al comic. Está claro que los que llevaban gran parte del peso del film son Deadshot (Will Smith) y Harley (Margot Robbie), pero no exclusivo. Hay momentos para todos, donde se pueden lucir, y la acción y los diálogos están lo suficientemente bien repartidos entre ellos. Will Smith, a pesar de lo que cabría esperar, no acapara toda la atención. Pero cualquier escena de Harley Quinn... es que esta chica se come la pantalla, tanto por su atractivo físico como por la interpretación. Jared Leto hace un Joker diferente a lo que estamos acostumbrados. Sí, es histriónico, pero comedido a la vez, y realmente acojona, a pesar de que lo dobla al español el actor de Jim Carrey. A mí me ha parecido interesante, y valiente el no intentar imitar ninguna de las anteriores encarnaciones cinematográficas del personaje. Ah, casi olvidaba algo, debe ser la primera película en la que el personaje que interprete Jai Courney (en este caso el Capitán Boomerang) me cae bien.

El argumento es bastante simple, aunque el montaje del comienzo de la película y parte del desarrollo es algo caótico en el planteamiento. Con momentos "estilo videoclip" y escenas precipitadas, que comienzan a hacerte sentir una sensación de batiburrillo desatado. Mientras avanza la trama se vuelve más estable y lineal. Quizás algo que me ha chocado es que el enemigo escogido para este primer film sea algo consecuencia de sus propios protagonistas (el tema de la Encantadora). Yo hubiera dejado esto para un secuela, y hubiera puesto un enemigo menos sobrenatural, para que se pudieran lucir algo más estos personajes que, en su mayoría, son muy urbanos.

El tono de la película, a pesar de tratarse de un grupo de supervillanos, y de desarrollarse prácticamente toda de noche, no es oscura. Es decir, no tanto como Man of Steel o Batman vs Superman. He escuchado muchas críticas sobre que habían obligado al director, David Ayer, a introducir muchas escenas cómicas, y que se notaban que no estaban en el metraje original del film. Pues creo que esos gags son los que hacen que puedas empatizar con muchos de los personajes, y la verdad, no he notado esos "cortes". De hecho me parece mucho más amena que las dos películas antes mencionadas, que sí pueden llegar a hacerse largas en un momento dado. Algunos que critican esto, achacan a un intento de acercarse al ya demostrado exitoso "estilo Marvel". ¿Y qué tiene de malo? Si tenemos en cuenta las tres películas que hasta ahora comprende el "Universo Cinematográfico DC", esta sin duda sería la equivalente a Guardianes de la Galaxia de Marvel Studios o a Deadpool de Fox. Y si alguien lo duda, esto que acabo de exponer es un cumplido. Aunque pienso que ambas, en general, están por encima del Escuadrón Suicida. Tanto es así, que hasta han incluido la ya clásica en Marvel escena de post-créditos.
Como he explicado antes, esta es la tercera película del nuevo universo compartido de DC (para el cine, que en TV van por libres, ya sabéis, por desgracia). Prácticamente continúa los acontecimientos de Batman vs Superman, y vemos algunas escenas con Batman y Flash, así como muchos guiños en el argumento.

En definitiva, muy entretenida, dinámica, sin darte tiempo para aburrirte, y consiguiendo que un grupo numeroso de personajes puedan actuar correctamente, dando su "momento de gloria" a cada uno de ellos. Y si hay algo que destacar, es la genial banda sonora, con una serie de canciones escogidas de forma muy acertada, que hace ganar muchos puntos a algunas escenas.

martes, 2 de agosto de 2016

Promo Kim Jong-un

Esta nueva promo de Aluzine Comix está rulando por las redes sociales desde ayer, con el simpático líder de Corea del Norte como protagonista. ¡Si es que tenemos fans en todo el planeta!


Hacedle caso al bueno de Kim, ¡seguidnos en Facebook y Twitter!

domingo, 31 de julio de 2016

True Blood - Temporada Final

Después de haber dejado aparcada esta serie durante casi dos años, a falta de esta séptima y última temporada, finalmente he terminado de verla. Lo que era una prometedora serie que comenzaba allá por 2008, ha ido perdiendo fuelle de una forma tan gradual, tan progresiva, que al final la terminas de ver porque casi no te has dado cuenta de cuánto ha bajado el listón desde sus inicios. Personajes protagonistas que cada vez caen peor, e incluso se vuelven insoportables, como la principal, Sookie Stackhouse, a pesar de estar interpretada por mi querida Anna Paquin. Por no hablar de Bill Compton, que le dan tantas vueltas de tuerca (tanto a él como a su relación con Sookie) que termina por perder todo interés. Las continuas incorporaciones de personajes que nada aportan y argumentos algo previsibles no ayudan. Principalmente el tema de las hadas o los (ya manidos) hombres-lobo es algo que creo que motivó el descenso de mi interés por ella.
Pero hay que admitir que ciertos secundarios terminan por mantener la serie, como es el caso de los vampiros Eric Northman y su progenie Pam, u otros más secundarios todavía, pero que a mí personalmente me ha encantado su evolución, entre estos Sam Merlotte, Lafayette, la vampiresa Jessica y Jason Stackhouse. Otros que no aportan nada, o que simplemente aburren por sus tramas o incidencia en el argumento general son Alcide (el licántropo) y Tara, esta última es tan insoportable de humana como de vampiresa.
Alan Ball, el creador de la serie y de una de mis favoritas ("A dos metros bajo tierra"), nos ofrece un final de la saga algo decepcionante, pero que te termina por dejar un buen sabor de boca por la sensación de "buff... por fin se ha acabado...". Ciertamente ha sido todo un reto aguantar las últimas temporadas, solo motivado por esos momentos de humor con Lafayette o Jason, o, en el caso de mi mujer, por ver el torso de Eric Northman (Alexander Skarsgård).

jueves, 9 de junio de 2016

Embryo 9

Acaba de publicarse el número 9 de Embryo, la revista digital dedicada al escritor británico Alan Moore en español. Como de costumbre, repleto de interesantes contenidos en sus 145 páginas. Toda la actualidad sobre Moore y sus creaciones, reseñas, entrevistas, traducciones...

En esta ocasión, me siento orgulloso de la ilustración que han usado de portada, que realicé en 2014 y permaneció inédita y "secreta" hasta ahora por aquello de la exclusividad. La idea de que en la máscara de Rorschach se intuya la silueta del propio Moore, no sé si está suficientemente conseguida, o si hay que saberlo para verla con claridad.

El contenido y más info, así como los enlaces de descarga (gratuita, como siempre) en su blog: