viernes, 16 de agosto de 2013

WILDSTORM: Vida y Muerte de un Universo

En 1992, una serie de dibujantes estrella de Marvel principalmente, rompieron con el mainstream y crearon su propia editorial: IMAGE. El motivo principal: los derechos de los autores sobre los personajes frente a la política general de las grandes editoriales de poseer todos los derechos sobre ellos. Jim Valentino, Todd McFarlane, Erik Larsen, Rob Liefeld, Whilce Portacio, Marc Silvestri… y Jim Lee. Este último creó un sello llamado WildStorm, que curiosamente contenía parte de los encabezados de sus dos series principales: WildC.A.T.S y Stormwatch. Al principio todo parecía idílico en Image, aparecían personajes de un autor en series de otro, formando un universo compartido muy rico, aunque la mayoría de estos personajes recordaran (unos más que otros) a los de Marvel y DC.

Wildstorm comenzó publicando en agosto del 92 WildC.A.T.S, a ella le siguió en marzo del 93 el primer número de StormWatch. En abril, Deathblow, y así una gran cantidad de títulos que se iban poco a poco desligando del resto del “Universo Image”, para crear un “Universo WildStorm”. Todo se desata definitivamente en el 96, cuando durante un crossover llamado precisamente “Shattered Image”, y escrito por Kurt Busiek, la separación de los diferentes estudios se lleva a la práctica, tanto en la ficción como en la realidad, motivado principalmente por los desacuerdos con Rob Liefeld (al final del crossover ya ni aparecen sus Youngblood).

Por entonces ya se habían publicado multitud de títulos, como, aparte de los ya mencionados, Union, Gen13, Wetworks, Backlash, Grifter… Además proliferaron los especiales y las miniseries (WildC.A.T.S Trilogy, The Kindred, Zealot, Team 7, Warblade, Cybernary…) y algunos crossovers, tanto internos del propio estudio (WildStorm Rising y Fire from Heaven), como con el resto de Image (Killer Instinct con el Cyberforce de Silvestri, Gen13/The Maxx, Spawn/WildC.A.T.S…). También hubo crossovers con Marvel, con quien parecía que había buen feeling tras encargarse del Heroes Reborn (Backlash/Spider-man, Spider-man/Gen13, Deathblow and Wolverine, Team X/Team 7, Generation-X/Gen13, WildC.A.T.S/X-Men).

Por sus páginas pasaron escritores de renombre como Chris Claremont, Kurt Busiek, Warren Ellis o Alan Moore, éste último fue el que le dio a los WildCATS, y a todo su universo en general, el background que requerían, y del que han ido tirando hasta la desaparición de WildStorm.

Pasaron los años y el Universo WildStorm se seguía expandiendo, con otros títulos como DV8, The Authority (que sustituía a Stormwatch), Savant Garde, WildCORE, Divine Right y Wild C.A.T.S llegaría a su número 50, donde cerraría su volumen 1. 

El fatídico año llegó: 1999, DC Comics compra WildStorm, en principio como sello independiente. Alan Moore se puso muy nervioso, pero Jim Lee le permitió crear su propio sub-universo con completa libertad: America´s Best Comics (ABC). El mencionado The Authority y Planetary, ambos escritos por Warren Ellis, eran la punta de lanza para seguir creciendo, tanto en lo editorial (aunque ahora bajo el ala de DC), como en el universo de ficción. Series interesantes como Mr. Majestic, un segundo volumen de WildCATS o crossovers con DC (Superman/Gen13), parecían indicar que todo funcionaba así bien.

En 2002 se crea Eye of The Storm, una línea editorial más adulta y lejana al género superheróico, pero siguiendo la continuidad del Universo WildStorm existente hasta entonces, con Point Blank y Sleeper de Ed Brubaker, Wildcats versión 3.0 de Joe Casey y Stormwatch Team Achilles, además de un volumen 2 de The Authority.

En 2006, aprovechando un crossover con el Capitán Atom, DC intenta aplicar sus propias maniobras editoriales al Universo WildStorm, forzando un reboot denominado WorldStorm. Pero la cosa no les salió del todo bien, pues los autores, aunque daban a las series nuevos puntos de partida o enfoques, no dejaban que se perdiera la continuidad, y habitualmente podíamos ver guiños y comentarios sobre eventos, personajes y situaciones del pasado que habíamos leído anteriormente. Fue este el momento en el que me dije a mí mismo “esto va a acabar mal…”. En WorldStorm se reiniciaban series como WildCats, Gen13, Authority, Wetworks, Deathblow y nuevas apuestas como Midnighter, Stormwatch P.H.D. o la genial Bienvenidos a Tranquility.

Pasamos a 2008 y ocurre lo imprevisible en un universo de ficción tal y como estamos acostumbrados, en teoría el mundo se va a la mierda con una serie de cataclismos que denominan a la nueva etapa World´s End, y que va precedida de 3 miniseries: Armageddon, Wildstorm Revelations y The Number of The Beast, esta última tomando algunos elementos de la etapa de Stormwatch de Warren Ellis. El enfoque es muy interesante, he de admitirlo, ya que es el universo “oficial” y no una realidad alternativa como La Era de Apocalipsis o los Elseworlds de DC. Y todo este mundo post-apocalíptico tiene sus nuevas series: WildCats y Authority con sus volúmenes 5 y continúan Stormwatch P.H.D. y Gen13. Todo acaba en 2010, con los últimos números de WildCats y Authority, donde DC anuncia la cancelación de la línea Wildstorm (y el nuevo cargo de co-editor a Jim Lee, junto a Dan Didio).



En este punto, he de admitir que ese universo llegó a ser tan interesante (y en ocasiones más) que Marvel (sobre todo a finales de los 90), y, por supuesto, mucho más que el continuamente rebooteado Universo DC. ¿Y que se les ocurre hacer después? Darle un despachito a Jim Lee y “resucitar” algunos personajes y conceptos en el último reboot de DC, New 52… que debo admitir no he leído, pero cuyas críticas lo ponen a la altura del betún por lo general. Conceptos como Stormwatch/Authority, personajes como Grifter, Majestic o Voodoo siguen apareciendo en esos comics, pero para mí no son más que una sombra de lo que aquello fue. DC destruyó el Universo WildStorm. La pena es que no se haya destruido a sí misma… Superman y Batman la mantienen a flote, a pesar de los maltratos a autores (y a los lectores) que no paramos de leer por internet. Muchos dirán: “Ey, que Marvel hizo lo mismo en los 90 con Malibú y su Ultraverse”. Por favor, no me comparen el Wildstorm con el Ultraverse, no hay color.

Para finalizar, en breve publicaré una cronología, a modo de orden de lectura para el que quiera seguir las series del Universo Wildstorm.

3 comentarios:

  1. muy bueno!!! me explica un poco todo, para aquellos que en el quilombo de los 90 perdimos el rastro te muchas cosas y poca bola le dimos luego!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, y por visitar mi blog

      Eliminar
  2. Me gustan los trabajos de Lee y Booth. Interesante este post.

    ResponderEliminar